Medidas adoptadas en Latinoamérica para sortear la crisis del Covid-19

El Covid-19 originado a finales de 2019 en China se ha extendido por todo el mundo ocasionando una pandemia con importantes consecuencias sanitarias y económicas. Los países de todo el mundo se han puesto manos a la obra para tratar de atajar la crisis en ambos frentes. En esta ocasión nos centraremos en las medidas que han adoptado los gobiernos y bancos centrales de Chile, México, Perú y Colombia para aminorar el impacto en sus respectivos países.

A continuación, se presenta un resumen con los principales indicadores y medidas adoptadas por cada país.

Chile

Si bien el PIB chileno cayó un 2,1% en el último trimestre de 2019 debido a las consecuencias del estallido social, en términos de desempleo e inflación los datos no fueron tan malos como se preveían. De hecho, hasta febrero de este año, la economía crecía un 2,7% en términos interanuales. Pero llegó la pandemia del Covid-19 y, con ella, las medidas de política fiscal.

El gobierno de Sebastián Piñera ha impulsado dos planes fiscales por un total de 35.750 millones de dólares, lo que representa un 14,3% del PIB nacional. El primer plan de 11.750 millones de USD puso el foco en tres frentes:

  • Reforzar el presupuesto del sistema de salud
  • Proteger los ingresos de las familias: asignación de 2.000 millones de dólares a un fondo especial de seguro de desempleo, pago del bono Covid-19 de 50.000 pesos chilenos por cada carga familiar a aquellos profesionales que trabajen a honorarios y fondo de 100 millones de dólares para emergencias sociales.
  • Proteger el empleo: se retrasa el cobro de numerosos impuestos a empresas y personas que cumplan ciertos requisitos y se reduce al 0% el impuesto de timbre y estampillas. Además, en pro de la liquidez, se aceleran los pagos a proveedores del estado y se amplía el capital de Banco Estado [1] para la concesión de financiamiento a pymes y personas.

El segundo plan fiscal se dirigió a la ayuda a las empresas y se destinarán 24.000 millones de dólares a fortalecer las líneas de crédito con garantía del Estado, de los cuáles, 2.000 millones de dólares servirán para crear un fondo de ayuda a los trabajadores informales.

Por el lado de la política monetaria, el Banco Centra de Chile bajó la tasa de política monetaria (TPM) en 50 puntos base hasta su mínimo técnico de 0,5%. Otras de las medidas adoptadas por el ente fueron el aumento a las facilidades de financiamiento, condicionado al incremento de colocaciones (FCIC); la inclusión de bonos corporativos dentro de los colaterales elegibles para todas las operaciones de liquidez vigentes en pesos, incluyendo la FCIC; la iniciación de un programa de compra de bonos bancarios a los participantes del sistema SOMA por un monto equivalente en UF de hasta 4 mil millones de dólares y la extensión del plazo del programa de venta de divisas hasta el 9 de enero de 2021.

En cuanto a la calificación crediticia del país, la agencia Moody’s mantiene la clasificación «A1», con perspectiva estable para Chile, sin embargo, advierte riesgo por la ausencia de indicadores de estabilización de la deuda. Fitch Ratings, por su parte, ubica a Chile en “A” con proyección negativa.

Por último, el Informe de Política Monetaria de marzo dejó en evidencia que la economía chilena se contraerá entre un 1,5% y un 2,5% este año a raíz de la crisis por el Covid-19, por lo que se aproxima a la mayor caída desde la crisis de los años 80.

Perú

El gobierno peruano ha presentado uno de los planes de contingencia más ambiciosos de la región llegando a alcanzar el 12% del PIB. Así, se ha comprometido a gastar al menos 90.000 millones de soles (unos 26.000 millones de dólares). Del total, 60.000 millones de soles peruanos serán dirigidos a reconstruir industrias como el turismo, que es el tercer sector más importante del país y prácticamente ha paralizado sus operaciones.

Mientras tanto, el Banco Central redujo en 100 puntos base la tasa de interés de referencia de 2,25% a 1,25% y prepara un programa para conceder préstamos respaldados por el gobierno por 30 mil millones de soles dirigido a pequeñas y medianas empresas.

A pesar de la crisis y del aumento del gasto público, la agencia Fitch Ratings mantiene la clasificación crediticia de Perú en BBB+ con perspectiva estable, argumentando que refleja los sólidos balances públicos y externos del país, así como sus políticas macroeconómicas que han afianzado la estabilidad económica y financiera.

Finalmente, las estimaciones del gobierno peruano en cuanto al crecimiento de la economía en 2020 han empeorado desde el 4% al 2%. Sin embargo, hay estimaciones más pesimistas como la de Scotiabank que redujo la proyección de crecimiento desde el 2,4% al 0,3% por el impacto del coronavirus en la economía. Además, prevé una recesión durante el primer semestre, ocurriendo las caídas mas fuertes entre marzo y mayo.

México

En México el Covid-19 viene a sumarse a la crisis generada por la caída de los precios del petróleo. Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador viene anunciando su aversión a emplear la deuda pública para financiar programas que ayuden a combatir la crisis. No obstante, esta previsto un programa de inversión pública y privada para el sector energético por un importe de 14.000 millones de dólares. Además, comunicó su intención de crear, en los próximos nueve meses, dos millones de empleos públicos y la utilización de 10.000 millones de dólares provenientes de fideicomisos públicos para proyectos productivos y de desarrollo social.

También se han puesto en marcha otra serie de medidas como otorgar 61.100 millones de pesos mexicanos a la banca de desarrollo y otros 25.000 millones de pesos a través de un millón de créditos a pequeños negocios.

A pesar de lo anterior, han sido varias las voces del mundo político, económico y empresarial que afirman que el plan económico está muy lejos de cumplir con las expectativas y se limitaría a sólo una continuación del plan fiscal que ya tenían con anterioridad al surgimiento de la pandemia, quedándose por tanto el país sin una política fiscal contra cíclica.

Por su parte, Banxico bajó la tasa de interés 50 puntos base, colocándose en 6,5% y abrió una línea swap de 60.000 millones de dólares que canjeará con la Reserva Federal de Estados Unidos. De éstos, ya ha subastado 5.000 millones para liberar presiones sobre el tipo de cambio.

La agencia Standard & Poor’s Global Ratings bajó la calificación crediticia soberana de México de BBB+ a BBB, dejando al país solo dos niveles por encima del límite de grado de inversión.

México ha sufrido fuertes recortes a sus proyecciones de crecimiento por parte de diversos analistas, así, por ejemplo, Citibanamex redujo su perspectiva de crecimiento de 0,5% a una cifra negativa de 2,6% para el 2020, Bank of America anticipa una contracción de 4,5% y la OCDE, siendo la más optimista, estima un crecimiento de 0,7% para el país.

Colombia

Hasta la fecha el gobierno colombiano es el que menos recursos ha movilizado en términos absolutos (4.600 millones de dólares). Además de aumentar el presupuesto sanitario para afrontar la pandemia, viene anunciando una serie de medidas desde que comenzó la crisis del Covid-19:

  • Concesión de créditos al sector agropecuario por un importe de 1 billón de pesos colombianos (unos 260 millones de dólares).
  • Ayudas a familias: se entregará un subsidio a los 2,6 millones de hogares que forman parte de alguno de los programas sociales y se pone en marcha un segundo programa denominado Ingreso Solidario que beneficia a 3 millones de hogares con la entrega de un subsidio de 160.000 pesos.
  • Impuestos: se realizará una devolución de IVA bimestral a los sectores más necesitados y que tendrá un coste total de 400.000 millones de pesos (unos 100 millones de dólares).

Estos programas reciben la financiación desde el Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), dotado de 3.800 millones de dólares. Además, el gobierno ha solicitado una línea de financiación al FMI por importe de 11.000 millones de dólares.

Por el lado de la financiación de las empresas, el Fondo Nacional de Garantías ofrece apoyo financiero a las pymes con coberturas del 60% de los créditos solicitados, mientras que el sector financiero está ofreciendo prórrogas en algunos préstamos sin modificar las condiciones contractuales iniciales.

En política monetaria, el Banco Central colombiano redujo la tasa de interés en 50 puntos base a 3,75% y aumentó la liquidez en dólares a través de subastas de Swaps (FX Swaps) por 400 millones de dólares.  Junto con lo anterior, se realizará nueva subasta de operaciones forward de cumplimiento financiero (Non-Delivery Forwards) por 1.000 millones de dólares a 30 días, para ampliar el mecanismo de cobertura cambiaria.

Tanto Standard & Poor’s como Fitch Ratings rebajaron la calificación de riesgo de Colombia a BBB.

En cuanto a las perspectivas de futuro, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF) publicó su estimación del crecimiento del PIB, ubicándola entre 1,8% y 2% este año, por debajo del rango de 3,4 % y 3,6 % en el que a principios de año se movían las expectativas de crecimiento para el país.

Conclusiones

Como han podido leer, cada país ha adoptado diferentes medidas y, sobretodo, con diferente calado. Las dos economías más saneadas y con mejor calidad crediticia, Chile y Perú, son también las que están implantando mayores medidas de estímulo fiscal y monetario. No obstante, todos han visto sus proyecciones de crecimiento verse reducidas he incluso colocarse en números rojos.

Si nos fijamos en las medidas que están adoptando tanto Estados Unidos como la Eurozona, en ambos casos están poniendo el foco en atacar el riesgo de crédito, concediendo garantías públicas sobre ciertos tipos de préstamos, y el riesgo de liquidez, ampliando el rango de instrumentos elegibles como colateral para solicitar liquidez a sus bancos centrales. En el caso de Latinoamérica, las medidas parecen estar más centradas en asegurar el riesgo de crédito y no tanto en la liquidez, salvo en el caso de Chile que ya ha ampliado la elegibilidad de los colaterales.

Además, cabe señalar que las economías latinoamericanas tienen que enfrentar otros problemas como el riesgo cambiario o los niveles de pobreza. De ahí que se apliquen medidas de ayuda directa a la población más vulnerable.

En cualquier caso, se trata de una crisis sin precedentes y en constante evolución. Los gobiernos y los bancos centrales deberán estar atentos a la evolución para sortear la incertidumbre y adaptarse a las contingencias de cada país.

Desde el blog de Mirai les mantendremos siempre informados de las últimas novedades en materia de política fiscal y monetaria, les recomendamos suscribirse y seguirnos en LinkedIn.

 

[1] Banco de propiedad estatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.