Medidas financieras adoptadas por el BCE y la EBA frente al COVID-19

La crisis sanitaria y económica generada por el Covid-19 ha obligado a los gobiernos y a los bancos centrales de casi todo el mundo a actuar.

En el caso de Europa, hasta la fecha la región más afectada en número de contagiados y fallecidos por el Covid-19, a las medidas interpuestas por cada uno de los gobiernos a nivel nacional se une la acción de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y del Banco Central Europeo (BCE) que ha anunciado varias medidas, entre ellas un programa temporal de compra de activos por la emergencia causada por la pandemia de Covid-19.

Medidas adoptadas para contrarrestar el impacto del Covid-19 en Europa

Desde comienzos del mes de marzo el Banco Central Europeo ha puesto en marcha diversas iniciativas con el fin de garantizar que la liquidez llegue a los hogares y a las empresas, proporcionando cierta holgura a las instituciones financieras. Estas iniciativas se recogen en las siguientes medidas:

  • 3 de marzo: el BCE exhorta a los bancos a actualizar sus planes de continuidad del negocio teniendo en cuenta los posibles impactos de la pandemia.
  • 12 de marzo: el BCE anuncia las siguientes medidas:
    • El BCE permite a los bancos reducir los buffers de capital y de liquidez operando por debajo de los límites establecidos en el pilar 2 -P2G-, el buffer de conservación de capital o CCB y el LCR o ratio de cobertura de liquidez [1].
    • También permite a los bancos valerse de los instrumentos de capital que no califican como CET1 para cumplir con los requerimientos del Pilar 2 -P2R-. El propio BCE estima en 120.000 millones de euros de capital de máxima calidad la cantidad que podrán movilizar los bancos europeos gracias a estas medidas mientras Goldman Sachs lo eleva a 180.000 millones de euros.
    • Adicionalmente, apoya a la decisión de la EBA de posponer a 2021 el ejercicio de estrés programado para 2020 y ofrece su predisposición a negociar con cada uno de los bancos las diferentes agendas y plazos que se hubiesen establecido como consecuencia de una inspección reciente.
    • Por último, el BCE modifica el TLTRO III [2]. Así, el importe que los bancos pueden solicitar se incrementa desde el 30% al 50% del stock de activos elegibles que tenían al 28 de febrero de 2020. Además, se elimina el límite de financiación para cada operación y se reduce el tipo de interés aplicable tanto a las operaciones ya vigentes como a las operaciones de ciertas contrapartes elegibles.
  • 20 de marzo: el BCE anuncia medidas en relación con el riesgo de crédito y a la liquidez en USD:
    • Los NPL [3] que estén garantizados por los gobiernos de cada país o sobre los que hayan sido impuestos una moratoria legal podrán ser tratados con mayor flexibilidad a la hora de ser clasificados desde el punto de vista del riesgo de crédito. Además, los préstamos garantizados públicamente podrán beneficiarse de una cobertura mínima del 0% durante sus primeros siete años como exposiciones dudosas.
    • Desde el punto de vista contable o de IFRS 9, el BCE propone a los bancos implementar los acuerdos transitorios de IFRS 9 establecidos en la regulación CRR [4].
    • Ese mismo día, el BCE anunció el desarrollo de una medida coordinada con otros bancos centrales [5] para aumentar la liquidez en USD con operaciones diarias de swaps con vencimiento a siete días.
  • 27 de marzo: El BCE recomienda a los bancos de la eurozona no distribuir dividendos relacionados con los resultados del año fiscal 2019 ni comprometerse a la distribución de dividendos sobre los posibles resultados de 2020. Asimismo, solicita detener la compra de acciones propias. Este mismo día, el BCBS [6] acordó posponer la entrada en vigor de los estándares de Basilea III hasta el 1 de enero de 2023, mientras que los acuerdos transitorios para el output floor también se postergan hasta el 1 de enero de 2028. Además, los requisitos de divulgación de información del Pilar 3 y los modelos de riesgo de mercado quedan también aplazados al 1 de enero de 2023.
  • 31 de marzo: la EBA cancela el QIS [7]. Además, amplía un mes el plazo de entrega de los reportes cuyas fechas de envío estuviesen establecidas entre marzo y finales de mayo, a excepción del LCR y de ALMM [8].
  • 7 de abril: el BCE publica nuevas medidas temporales sobre el funcionamiento de las garantías:
    • Ampliación del marco ACCs [9]: el BCE flexibiliza su estructura de garantías, de manera que aceptará créditos de empresas y hogares que estén avalados por el gobierno o entidades del sector público. Además, los bancos podrán realizar su propia evaluación de la calidad de los créditos y se reduce el nivel de información que el BCE solicita sobre ellos.
    • Se suavizan las condiciones de los créditos elegibles: se elimina el importe mínimo para aceptar un crédito como colateral. También eleva del 2,5% al 10% el máximo de deuda sin colateral que acepta de un solo emisor y se elimina la prohibición de utilizar deuda griega como colateral en las subastas de liquidez.
    • Ampliación de los niveles de tolerancia: se reducen los descuentos en la valoración o haircuts en torno a un 20%.
  • 10 de abril: los ministros de economía y finanzas de la Unión Europea alcanzaron un acuerdo según el cuál se pondrán en marcha un total de 540.000 millones de euros. De éstos, 240.000 millones de euros serán movilizados a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) con condiciones más laxas que las exigidas en anteriores crisis; 200.000 millones de euros serán ofrecidos por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) en forma de préstamos para empresas; por último, 100.000 millones de euros que serán empleados para financiar los numerosos expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) a través de un fondo de la Comisión Europea.

Programas de compras para garantizar la liquidez del mercado

Además de las medidas mencionadas con anterioridad, el 18 de marzo de 2020 [10] el BCE comunicó la puesta en marcha de un programa temporal de compras de emergencia en caso de pandemia o PEPP [11] por un importe total de 750.000 millones de euros.

Sin embargo, desde mediados de 2014 este programa tiene un precedente, que es el programa de adquisición de activos o PAA [12]. El PAA actualmente se subdivide en cuatro categorías:

  • Programa para la compra de deuda corporativa de empresas no financieras o CSPP [13].
  • Programa para la compra de valores públicos en mercados secundarios o PSPP [14].
  • Programa para la compra de deuda respaldada por activos o ABSPP [15].
  • Tercer programa para la compra de bonos garantizados o CBPP3 [16].

Diferencias entre el PEPP y el PAA

El PEPP, a diferencia del PAA, proporciona un mayor rango de activos elegibles para la compra y se pueden adquirir activos sin limitación de importe por país. A continuación, se mencionan las diferencias importantes que merece la pena destacar:

Conclusiones sobre las medidas adoptadas

En Europa, aunque aún no se habían concluido las medidas adoptadas en la última crisis en materia de liquidez, sí se estaba debatiendo la posibilidad de relajarlas. Sin embargo, el devenir de la crisis según avanzaba el mes de marzo ha ido reflejando el cambio en el discurso del BCE que ha derivado en una mayor intervención. Así, el 18 de marzo el BCE comunicaba una medida sin precedentes, el PEPP, donde el BCE puede realizar compras indiscriminadas por un importe de hasta 750.000 millones de euros y no se descarta su ampliación en términos de plazo e importe.

El organismo liderado por Christine Lagarde enfatiza constantemente que el objetivo último de estas medidas es hacer llegar la financiación tanto a los hogares como a las empresas que puedan necesitarlo durante la crisis. Sin embargo, no se trata de una crisis financiera al uso y no está claro cuál puede ser el alcance final sobre la economía real, de ahí que buena parte de estas medidas hagan hincapié en la necesidad de ser flexibles en términos de plazos, elegibilidad de activos e, incluso, importes.

Dada la incertidumbre, los bancos centrales continúan publicando nuevas medidas con bastante frecuencia por lo que les recomendamos que nos sigan en LinkedIn y en nuestro blog donde les mantendremos constantemente informados. Si desean recibir el informe completo que hemos elaborado con el detalle de todas las medidas, no duden en contactar a través de nuestra web https://www.mirai-advisory.com/es/

[1] Los bancos podrán incumplir el ratio del 100% pero, si esto ocurre, deberán presentar un plan de restitución del ratio ante el regulador
[2] Targeted Longer-Term Refinancing Operations.
[3] Non-Performing Loans.
[4] Capital Regulatory Requirements.
[5] El Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, la Reserva Federal y el Banco Nacional Suizo, junto al BCE.
[6] Basel Committee on Banking Supervision.
[7] Quantitative Impact Study.
[8] Additional Liquidity Monitoring Metrics.
[9] Additional Credit Claims.
[10] La entrada en vigor se produjo el 24 de marzo con su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.
[11] Pandemic Emergency Purchase Programme.
[12] También conocido como APP o Asset Purchase Programme.
[13] Corporate Sector Purchase Programme.
[14] Public Sector Purchase Programme.
[15] Asset-Backed Securities Purchase Programme.
[16] Third Covered Bond Purchase Programme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.