Vuelta a la volatilidad en renta fija

Como respuesta a la última crisis financiera, la Fed adoptó una política cuyo objetivo principal era reducir la volatilidad de los mercados. Su implantación se basó principalmente en la adquisición de trillones de dólares en deuda y tuvo el efecto deseado, apaciguando los mercados y reduciendo su volatilidad hasta niveles mínimos en la historia reciente.

Sin embargo, esta política llega a su fin y con ella, el cambio en la volatilidad de los mercados. Con los tipos de interés ya al alza, los analistas opinan que la Fed podría empezar a reducir su posición en titulizaciones hipotecarias o Mortgage Backed Securities -MBS- a finales de este año. Si estas predicciones se cumplen, sería de esperar que estas titulizaciones vuelvan a las carteras de inversores privados, lo que aumentará la necesidad de realizar coberturas que presionen al alza a la curva de tipos, aumentando la volatilidad de las mismas.

¿Cómo pueden dichas coberturas aumentar el valor de la curva de tipos de interés?

La convexidad es una medida de sensibilidad del precio de un bono a cambios en los tipos de interés. Cuando se utiliza la duración para cubrir el riesgo de movimientos en las curvas, se está asumiendo que la relación entre precio y tipo es lineal, lo que no es cierto. En general, la relación entre ambos factores es convexa, lo que significa que los precios aumentan ante bajadas de tipos de interés. En este caso, se dice que la convexidad es positiva.

No obstante, las titulizaciones hipotecarias se caracterizan por tener una convexidad negativa, lo que quiere decir que, ante fuertes bajadas de tipos de interés, el precio de estos productos también disminuye. Esto se debe al fuerte incentivo de los deudores hipotecarios a ejercer sus opciones de prepago y refinanciar su deuda en escenarios donde los tipos de interés caen significativamente por debajo de su tasa hipotecaria. El capital prepagado acaba llegando a los inversores de las titulizaciones, que se ven obligados a reinvertirlo a unos tipos de interés más bajos.

Las subidas de tipos de interés esperadas alargan la duración de los MBS, aumentando el riesgo del activo de sus inversores. Con el objetivo de reducir las pérdidas que pueden suponer los movimientos al alza en estas posiciones, se espera que los inversores tomen posiciones cortas en bonos emitidos por el estado para que dichas pérdidas se vean compensadas total o parcialmente por la consecuente subida de precio de los bonos.

El impacto inmediato de esta estrategia sobre el mercado de bonos sería una reducción del precio de los mismos o, lo que es lo mismo, un aumento de los tipos de interés.

En conclusión, el cambio en la política monetaria de la Fed, que se espera que tenga lugar a lo largo de este año, puede llegar a tener un impacto significativo sobre los mercados de tipos de interés en términos de volatilidad. El aumento de la misma aumentará sin duda las oportunidades de generar beneficios en los mercados, lo que proporcionará a los bancos la posibilidad de aumentar su rentabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.