Scrum IV: Ventajas e inconvenientes

A la hora de analizar las diferentes metodologías existentes, tendemos a cometer el error de ensalzar los valores positivos de nuestra metodología y demonizar al resto.

El objetivo de este artículo es dar una visión práctica sobre los puntos fuertes y débiles de Scrum frente a metodologías tradicionales:

Ventajas

  • Entregas rápidas y constantes: a través de la definición del ‘definition of done’, la metodología Scrum propone entregas palpables y de calidad en todos los sprints que se lleven a cabo.
  • Agilidad: el Product Backlog ofrece una gran agilidad y respuesta al cambio, dado que permite incluir nuevas tareas que puedan aparecer durante la ejecución del proyecto e incluirlas en los próximos sprints para dar respuesta a las necesidades del cliente.
  • Autogestión del equipo: uno de los valores de Scrum es disponer de equipos multidisciplinares y que se puedan autogestionar, sin depender de la figura de un Project Manager que le asigne las tareas.

Inconvenientes

  • Difícil de explicar al cliente: la metodología Scrum puede resultar difícil de explicar al cliente, especialmente en ciertos sectores muy acostumbrados a metodologías tradicionales con la existencia de un project, la figura del Project Manager y el rol del PMO.
  • Respetar la metodología: se trata de algo muy importante y a la vez muy difícil de conseguir. En principio, si una entidad ha apostado por seguir metodología Scrum para un determinado proyecto va a poner todo su esfuerzo por seguirla tal y como dictan los cánones. Sin embargo, durante la ejecución del proyecto y ante situaciones de estrés y entregas que se acercan a su fecha límite, es muy fácil tratar de modificar los estándares de la metodología para lograr los objetivos. La figura del Scrum Master es un elemento clave para conseguir que la metodología se respete.
  • Entendimiento de los roles: muy relacionado con los dos puntos anteriores, nuestra experiencia nos dictamina que, lo que a priori pudiera parecer sencillo, acaba transformándose en un arduo proceso hasta que logramos el entendimiento de los distintos roles de Scrum. Algunos de los errores más comunes son:
    • Product Owner: normalmente quiere entrar demasiado a detalle en cuanto a cómo se está desarrollando el proyecto, la mejor forma de hacer determinado trabajo, exigir mayor carga de trabajo al equipo, querer incluir modificaciones dentro del sprint, etcétera.
    • Scrum Master: un error muy común es perder el punto de vista del Scrum Master como el facilitador que vimos en el primer artículo de la serie para caer de nuevo en la figura del Project Manager que asigna tareas y tiempos al equipo de desarrollo.
    • Equipo de desarrollo: el error más común del equipo de desarrollo es no entender la estimación de las tareas y que una mala estimación de tiempos no tiene una repercusión negativa. Se puede llegar a tratar de sobreestimar los tiempos de las tareas que se van a incluir en el sprint, dado que de esta manera el equipo no se va a quedar corto en las horas del sprint y si le sobran horas puede coger tareas del sprint siguiente. Es importante hacer ver al equipo que la estimación de horas es una tarea clave para gestionar los tiempos del proyecto, pero que no repercutirá negativamente en su desempeño o valoración.
  • Requiere la implicación de toda la entidad: si se va a realizar un proyecto mediante metodología Scrum, es importante que toda la entidad se vuelque en entender la metodología y en hacerlo parte de la identidad de la empresa para que pueda funcionar en los distintos proyectos que se lleven a cabo con dicha metodología.

Después de una serie de cuatro artículos y mostrar las ventajas e inconvenientes de la metodología Scrum, os estaréis preguntando cuál es nuestra visión desde Mirai Advisory y si estamos empleando dicha metodología en nuestros proyectos. La respuesta es sí, en Mirai Advisory contamos con proyectos con metodología Scrum y también con metodología en cascada. ¿Por qué? Muy sencillo, ni todos nuestros proyectos ni todos nuestros clientes son iguales y tratamos siempre de hacer proyectos a medida que encajen perfectamente en función de la idiosincrasia de cada uno de ellos. Nuestra recomendación es ser atrevidos y probar todas aquellas metodologías y últimas tendencias que creamos que pueden funcionar para nuestro negocio, quedarnos con lo bueno de cada una de ellas y dejar de lado aquellas cosas que no se adaptan a nuestras necesidades y crear la mejor metodología posible para nuestra empresa.

Esperamos que nuestra serie de artículos sobre metodología Scrum os haya ayudado a lograr una buena foto global y, como siempre, podéis escribirnos para comunicarnos cualquier duda o dar vuestro punto de vista sobre la metodología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.