Resumen del IRL – Una adaptación del LCR de Basilea al mercado colombiano

Antecedentes – LCR de Basilea

Después del estallido de la crisis subprime durante finales de la última década, los reguladores financieros internacionales se dieron cuenta, de la forma más explícita, de las graves falencias en las normativas para la gestión del riesgo de mercado, sobre todo las del riesgo de liquidez. A raíz de esto, quedaron en elaborar el hoy conocido Basilea III, una colección de guías y principios para los reguladores, que buscan alinear el mercado financiero internacional por medio de un manejo más prudente de sus balances, sobre todo en el corto plazo, con el fin de evitar crisis futuras del mismo tipo.

Uno de los informes más importantes incluidos en Basilea III es el informe LCR, o “Liquidity Coverage Ratio”, el cual entró en vigor a principios de 2015. Este informe fue creado con la expresa intención de asistir a las entidades financieras con la gestión dinámica de sus posiciones de liquidez.

Si desean conocer más detalles acerca del LCR de Basilea, les recomendamos leer estas entradas del blog: Ratio de Cobertura de Liquidez y LCR Basilea – Preguntas frecuentes.

El IRL – Adaptación al mercado colombiano

Uno de los puntos claves extraído de las nuevas normas y regulaciones recomendadas por el Comité de Basilea III era que los informes, tanto de liquidez como de riesgo de tasa, debían de ser tomados como guías y ser adaptados por los respectivos reguladores según el país, la región y el mercado donde rigen. En ese sentido, podemos decir que las recomendaciones sobre el control de riesgo de liquidez y de tasas de interés de Basilea III sirven como recomendación mínima para una gestión efectiva.

A raíz de esto, el regulador nacional del mercado financiero colombiano, la Superintendencia Financiera de Colombia, o SFC, pidió a las entidades reguladas desarrollar e implementar un Sistema de Administración de Riesgo de Liquidez (SARL) que les permitiría seguir las recomendaciones de Basilea III dentro de un “framework” adaptado a las realidades del mercado local. De ese “framework” salen dos cálculos de liquidez que deben entregar al regulador de forma sistemática -el IRL o Índice de Riesgo de Liquidez y el CFEN o Coeficiente de Financiamiento Estable Neto-. A continuación, explicaremos los conceptos más importantes del cálculo del IRL.

El concepto general del IRL es muy parecido al del LCR:

  • Definir el monto y el factor de ajuste de los activos más líquidos que tiene y multiplicarlos
  • Calcular los flujos de entrada netos de la entidad durante los próximos 90 días, ponderados por un factor de probabilidad de pago o recepción
  • Dividir los resultados para sacar el coeficiente.

ALM – Activos Líquidos ajustados por HLM y/o HRC

El numerador del IRL se llama ALM o Activos Líquidos ajustados por liquidez de mercado (HLM) y/o riesgo cambiario (HRC), si son activos en moneda extranjera. El ALM se calcula sumando los Activos Líquidos de Alta Calidad o ALAC (similares a los HQLA del LCR) y Otros Activos Líquidos (OAL). La definición de estos dos cálculos es la siguiente:

ALAC = DML + DME*(1-HRC) + PJIInvML(ac)*(1-HLM) + PJIInvME(ac)*(1-HLM)*(1-HRC)

Donde DML es el disponible en moneda local, DME es el disponible en moneda extranjera, PJIInvML(ac) el valor razonable de inversiones de alta calidad en moneda local y PJIInvME(ac) el valor razonable de inversiones de alta calidad en moneda extranjera.

Esta cifra debe representar, al menos, un 70% de los ALM totales en cualquier momento. De no ser así, se descarta el saldo de Otros Activos Líquidos y se agrega 3/7 de los mismos ALACs al total.

OAL = PJIInvML(oa)*(1-HLM) + PJIInvME(oa)*(1-HLM)*(1-HRC)

Donde PJIInvML(oa) es el valor razonable de inversiones de otros activos en moneda local y PJIInvME(oa) es el valor razonable de inversiones de alta calidad en moneda extranjera.

Con la excepción del disponible en moneda local, cada saldo se multiplica por un factor de riesgo de liquidez (HLM) y/o un factor de riesgo cambiario (HRC), factores que reflejan la posibilidad de que la entidad tuviese que aceptar un valor razonable más bajo al vender activos en el mercado y/o cambiar moneda extranjera en un escenario de estrés de liquidez.

Mirando estas dos fórmulas, podemos concluir que las claves de un cálculo correcto, en línea con las recomendaciones del comité de Basilea, son:

  1. La clasificación correcta de los activos líquidos en distintas categorías.
  2. La aplicación correcta de los “Haircuts” o factores recomendados

En cuanto al primer punto, gran parte de los títulos considerados ALAC se encuentran en el listado de “Códigos de Clasificación” que la SFC pone a disposición para tal efecto. Con respecto al segundo punto, para los activos más líquidos, se debe considerar los “haircuts” que el Banco Central de la Republica aplica a los distintos títulos para la realización de operaciones repo, los cuales son actualizados y publicados en su sitio web. Por último, para los títulos que no aparecen, el SFC otorga un porcentaje a cada activo dependiendo de su calificación crediticia.

RLN – Requerimiento de Liquidez Neto

El denominador del IRL es el RLN. Éste resume la diferencia entre las entradas y salidas de efectivo pronosticadas durante los próximos 30 días y su fórmula es:

RLN = FEVC + FNVNC – min[75%(FEVC + FNVNC); FIVC]

Donde FEVC son los flujos de egresos con vencimientos contractuales mientras que los FNVNC son los flujos de egresos sin vencimientos contractuales. Por su parte, FIVC son los flujos de ingresos que la entidad espera razonablemente recibir durante el periodo establecido.

En cuanto a los flujos contractuales, deben ser reportados tal cual, es decir la SFC no permite ningún tipo de ajuste a los flujos, ya sea por fenómenos estacionales, índices de prepago, moras, retrasos y renovación de depósitos, etc. con la excepción de los títulos de deuda que tengan “call option” y algunos otros productos estipulados por la SFC*. También pide que las entidades informen sus flujos de caja reales que tuvieron la semana anterior para así efectuar su propio análisis sobre los vencimientos y renovaciones de los activos y pasivos.

Con respecto a los FNVNC, la SFC recomienda aplicar un Factor de Retiros Netos sobre depósitos y exigibilidades a la vista para cada una de las categorías de pasivo. El cálculo del FRN es una mediana que depende del comportamiento histórico de los distintos productos en términos de amortización de las carteras y unos factores de retiro provistos por la SFC. El cálculo es:

FNVNC = FRN x DENC

Donde DENC son los Depósitos y Exigibilidades No Contractuales, en la fecha del corte.

Al dividir ALM por RLN, obtenemos la razón de IRL para la entidad.

*Productos en columnas 8 a 19 del formato 458. 

Otras consideraciones

El IRL genérico se manda al SFC de forma semanal y a fin de mes. Además, se deben enviar las entradas y salidas de efectivo ordenadas en 4 bandas: de 1-7 días (con 7 bandas diarias), de 8-15 días, de 16 a 30 días, y de 31 a 90 días, aunque esta última banda no se contempla para el cálculo del ratio final. Por último, el ratio deberá calcularse de forma agregada para moneda nacional y extranjera.

Si bien la entidad esta obligada a enviar el IRL al SFC de forma semanal en el formato ya estipulado, la entidad misma debe ser proactiva en cuanto a la gestión de liquidez de su balance, asegurando la existencia de normativas y regulaciones internas más estrictas.

Nota: en Mirai contamos con MAT, la herramienta de ALM end-to-end con capacidad para generar todos los flujos futuros del balance a nivel contrato y la posterior elaboración del informe regulatorio IRL. Para más información puede ponerse en contacto con nosotros a través de la web https://www.miraialmtool.com/es/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.