Ratio de Financiación Estable Neta -NSFR- (cont.)

Para esta segunda entrega del NSFR, nos quedamos con la tarea de profundizar en las partidas que componen el denominador del mismo y sus ponderaciones. Tal y como describimos en la anterior entrada, el NSFR tiene el objetivo de reducir el riesgo de financiación buscando fuentes estables de liquidez para reducir el riesgo de futuras tensiones de liquidez.

El numerador del ratio ya se analizó en la primera parte de este tema, por lo que procederemos ahora a detallar cómo está compuesto el denominador. Al igual que para la financiación estable disponible, la requerida se calcula multiplicando el valor contable de los activos asociados a una categoría, por un factor de financiación estable requerido -RSF-. La suma de estos importes ponderados, más el importe de las posiciones fuera de balance ponderadas, nos daría la cantidad total de financiación estable requerida.

Vamos a detallar cada uno de los activos y sus ponderaciones que se asignan al denominador del NSFR:

Activos con RSF del 0%
  • Cash disponible de manera inmediata y sin ningún uso asignado
  • Reservas en Banco Central
  • Préstamos libres de cargas concedidos a bancos con vencimientos inferiores a 6 meses
Activos con RSF del 5%
  • Activos de nivel 1 libres de cargas, excluyendo los del punto anterior -activos RSF 0%-
    • Valores que representen créditos frente a, o garantizados por estados soberanos, Bancos Centrales, PSE, el Banco de Pagos Internacionales, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comunidad Europea, o bancos multilaterales de desarrollo con una ponderación por riesgo del 0% con el Método Estándar de Basilea II
    • Préstamos de soberanos o bancos centrales con ponderación por riesgo distinta del 0% conforme se especifica en el LCR
Activos con RSF del 15%
  • Activos de nivel 2A libres de cargas:
    • Valores que representan créditos frente a o garantizados por soberanos, bancos centrales, PSE o bancos multilaterales de desarrollo que reciben una ponderación por riesgo del 20% con el Método Estándar de Basilea II
    • Préstamos corporativos y bonos con cobertura con un rating mínimo de AA–
Activos con RSF del 50%
  • Activos de Nivel 2B libres de cargas:
    • Bonos de titulización de préstamos hipotecarios con un rating de al menos AA
    • Préstamos corporativos con un rating comprendido entre A+ y BBB–
    • Renta variable de empresas no financieras y que no estén emitidas por ninguna entidad de su mismo grupo
  • HQLA sujetos a cargas durante un periodo de entre 6 meses y 1 año
  • Préstamos concedidos a entidades financieras con vencimientos entre 6 meses y 1 año
  • Depósitos en otras instituciones financieras
  • Todos los demás activos no incluidos en las categorías anteriores con vencimiento menor a 1 año
Activos con RSF del 65%
  • Préstamos hipotecarios con vencimiento igual o superiora un año y con una ponderación por riesgo del 35% o menor bajo el método estándar de Basilea
  • Otros créditos, excluidos los concedidos a instituciones financieras, con vencimiento igual o superior a un año y con una ponderación por riesgo del 35% o menor
Activos con RSF del 85%
  • Otros préstamos, excluidos los concedidos a instituciones financieras con ponderaciones por riesgo mayores al 35% y con vencimientos iguales o superiores a un año
  • Materias primas -incluido el oro-
  • Valores que no estén en situación de impago y que no formen parte de los HQLA. Se incluyen valores de renta variable
Activos con RSF del 100%
  • Activos sujetos a cargas durante un periodo igual o superior a un año
  • Todos los demás activos no incluidos en las anteriores categorías

 

Como hemos dicho anteriormente, a lo obtenido en la ponderación de los activos hay que añadirle las posiciones fuera de balance ponderadas, también, como sigue:

Posiciones fuera de balance con RSF del 5% de la parte no dispuesta
  • Facilidades de crédito y de liquidez irrevocables y condicionalmente revocables otorgadas a cualquier cliente
A establecer por los supervisores nacionales
  • Facilidades de crédito y de liquidez revocables
  • Garantías y cartas de crédito
  • Garantías y cartas de crédito no relacionadas con obligaciones de crédito comercial
  • Obligaciones no contractuales

 

Como se puede observar, el cálculo del ratio es cuanto menos complejo por lo que las entidades financieras, están adaptando sus sistemas para disminuir el riesgo operativo y automatizar dichos cálculos lo máximo posible.

La norma se empezó a dibujar en 2009 cuando se publicó el primer borrador, para después ser incluida en las directrices de Basilea III en 2010. A partir de entonces se comenzó a trabajar en la modificación y adaptación de la misma para ser, finalmente, publicada la versión definitiva en noviembre de 2014. Este ratio entrará en vigor en enero de 2018 y las entidades financieras deberán presentarla al regulador de manera trimestral.

Con este post, acabamos la serie dedicada al Ratio de Financiación Estable -NSFR- lanzando una pregunta al aire: ¿Tiene algún tipo de relación el NSFR del Eurepean Banking con el de Basilea?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.